Suelo radiante en la Casa Cúllar

La calefacción por suelo radiante consiste en calentar el pavimento de las habitaciones consiguiendo de esta manera mayor confort, pues el aire más caliente está en nuestros pies y el más frío en nuestra cabeza. Las ventajas más destacables son:

  • La estética, al no verse ningún aparato de calefacción.
  • No crea convección del aire ni polvo recirculando por las habitaciones.
  • Se aporta en su instalación aislamiento térmico y acústico beneficioso al edificio.
  • Se reduce el riesgo de avería al no haber empalmes de tubos bajo el suelo.
  • Ahorro energético considerable al ser suficiente agua a la mitad de temperatura que la necesaria para una instalación por radiadores.

 

Elementos del suelo radiante

parte de la instalación de calefacción por suelo radianteUna instalación por suelo radiante está realizada con tubos de polietileno reticulado, muy resistentes, siendo los mejores los que llevan un recubrimiento EVOH para evitar pequeños depósitos en su interior. Se estima una durabilidad de más de 200 años, aunque la garantía de estos sistemas no supere los 50 años.

Estos tubos se encajan en unos paneles de polietileno aislante con tetones que permiten crear las espirales del circuito. Previamente se ha debido nivelar el suelo. Sobre esta instalación se añade una capa de mortero con aditivo fluidificante y retardante, haciéndolo así mejor transmisor del calor.

tubos_suelo_radianteEncima puede ir cualquier tipo de pavimento, aunque se comportarán mejor aquellos que ofrezcan menor resistencia térmica y poca dilatación.

Perimetralmente se dispone una banda de material esponjoso que absorba las dilataciones del suelo.

La calefacción por suelo radiante se distribuye por todas la habitaciones según circuitos, y éstos se pueden abrir o cerrar mediante válvulas en una caja de registro perfectamente accesible para su regulación.

Adicionalmente, como cualquier buen sistema de calefacción, debemos tener un panel de Regulación y Control que permita programarlo y configurarlo a nuestras necesidades.

Suelo radiante con energía solar

La calefacción por suelo radiante funciona con temperatura mucho más baja (42ºC) que la necesaria con radiadores, donde el agua debe circular a 85ºC. Por ello favorece trabajar con energía solar, son la pareja perfecta en calefacción.

Con un sistema solar podemos ahorrar entre un 25-30% de energía, pues se aprovecha mejor la que proviene de las placas solares.

Toda la estancia se calienta de manera uniforme, y desde la parte baja, que es la forma más confortable, pues así no tendremos los pies fríos, ni sentiremos la cabeza “cargada”. En contra de lo que se pueda pensar, no provoca la formación de varices.

La calefacción por suelo radiante es por tanto el sistema más limpio, saludable, y confortable de todos, y con energía solar, aún mejor para el medio ambiente y nuestro bolsillo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright © 2017 :: IS-ARQuitectura

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.