Consejos para cambiar una baldosa rota

0
8

baldosas-de-cermica-rotas

No hay nada eterno. Con el paso de los años, el uso, acciones térmicas,…  los suelos se estropean y pueden hasta romperse. No es necesario tener que reformar todo el piso de la cocina o el baño si esto llegara a ocurrir, ya que es posible retirar la pieza que se ha estropeado y sustituirla por una nueva.

Cambiar una baldosa no es nada complicado, cualquiera puede hacerlo, aunque es preciso considerar que requiere de cierta destreza y un mínimo de herramientas. Formas para reponerla hay muchas, pero nosotros hemos realizado un guión que sigue un método bastante seguro y eficaz, al más puro estilo de «hágalo usted mismo» (HUM/DIY).

Método para reponer una baldosa dañada

Conseguir una baldosa idéntica

El resultado final mejorará si reponemos la pieza rota por otra igual. Esto no siempre es posible, pero puede que se tengan guardadas algunas baldosas de cuando se hizo la casa, de una reforma anterior, etc. Si no es así, entonces nos tocará buscar en el mercado y comprar piezas de un tipo de suelo del mismo formato, espesor, y de un color y textura similares.

Quitar la baldosa que está dañada

Déjame decirte que la parte más complicada de este trabajo no es poner la nueva baldosa, sino quitar la que ya está rota. Hay quienes al intentar cambiar una pieza, terminaron destrozando la mitad del suelo de la cocina. Para evitarlo, es imprescindible deshacernos exclusivamente de la baldosa rota, pero sin dañar las que hay alrededor.

  1. Quitar el material que hay en las juntas, empleando un raspador de lechada, teniendo presente que cuanto más quitemos más fácil será luego desprendernos de la pieza que está rota.
  2. Utilizar una herramienta eléctrica de corte (radial) para trazar dos diagonales, de al menos 1.5-2mm de profundidad, esto nos ayudará a desprenderla.
  3. Golpear varias veces la intersección de las dos líneas de rayado anteriores con un punzón y un martillo, así provocaremos que la baldosa se termine de romper.
  4. Llegó el momento de utilizar cincel y martillo para quitar la baldosa, golpeando a lo largo de los surcos (diagonales) que hicimos previamente.
  5. Es importante tener presente que además de la baldosa, tenemos que quitar su mortero de agarre, y para ello nada mejor que repetir los paso anteriores pero sobre esta capa, es decir, destruir sobre el perímetro, trazar diagonales, y luego golpear con martillo y cincel

Cómo colocar la nueva baldosa

Antes de nada debemos quitar todos los restos de mortero y polvillo que haya quedado en el hueco donde vayamos a colocar la nueva pieza. Lo que sigue a continuación es relativamente sencillo. El objetivo es que la nueva baldosa quede perfectamente nivelada y sin ningún escalón en su perímetro.

  1. Ya debiéramos tener la mezcla de adhesivo de cemento preparada, siguiendo las indicaciones del fabricante. Ahora hay que repartir parte de esa mezcla en nuestro hueco, ayudándonos de una llana dentada y cuadrada. La extenderemos por toda la superficie.
  2. Ahora repetimos el mismo proceso, pero por la cara posterior de la baldosa nueva. No utilizar demasiada cantidad de pegamento.
  3. Colocamos la baldosa en su sitio, asegurándonos que en su perímetro queda la misma separación con el resto del suelo. Deberíamos tener el mismo espesor de junta por todos sus bordes. Empujamos hacia abajo con nuestras manos, y golpeamos levemente con una maza (interponiendo un bloque de madera). Se hace así para que la mezcla se esparza bien. Es muy importante comprobar que la baldosa no ha quedado demasiado hundida (necesitamos más mezcla); ni que sobresale del resto el suelo (sobra pegamento). Nos ayudaremos de un nivel para su nivelación. Si hay mezcla que se escapa por las uniones, la eliminamos, y esperamos 24 horas antes del siguiente paso.

Lechada y acabado final

  1. Aplicamos la lechada sobre la baldosa con la ayuda de una talocha de goma. Hay que tener en cuenta que el color de la lechada sea similar al de nuestro suelo. Recomiendo seguir este vídeo para tener más información sobre este sencillo proceso. Después esperamos 15 minutos.
  2. El siguiente paso consiste en limpiar los restos de lechada. Para ello daremos varias pasadas con una esponja humedecida y un estropajo abrasivo, enjuagando la esponja si fuera necesario (por si estamos reponiendo más de una baldosa).
  3. El suelo lo limpiamos con un trapo seco, y durante tres días rociaremos las juntas con agua pulverizada, esto mejorará su curado.
  4. Aplicamos un sellador penetrante sobre las juntas para darle el acabado final a la lechada.

Todo este proceso se describe perfectamente en el siguiente vídeo:

Herramientas y materiales utilizados

Tener las mejores herramientas no es garantía de éxito, pues hay personas muy habilidosas que, con muy poco, son capaces de conseguir resultados extraordinarios.  Pero siempre es MEJOR tenerlas a mano. Si no nos vemos capacitados para ello, siempre podremos contratar los servicios de un profesional.

Y aquí la lista completa de todos los materiales (por orden de uso):

  • Guantes y gafas de seguridad.
  • Raspador de lechada.
  • Radial.
  • Punzón.
  • Martillo.
  • Cincel.
  • Llana dentada y cuadrada.
  • Adhesivo de cemento.
  • Baldosa nueva.
  • Pequeño bloque de madera.
  • Maza.
  • Nivel.
  • Lechada para las juntas.
  • Talocha de goma para esparcir la lechada.
  • Esponja y estropajo.
  • Trapo seco.
  • Pulverizador de agua para el curado de juntas.
  • Sellador de lechada.

DEJA UNA RESPUESTA

Los datos de carácter personal proporcionados en este formulario serán tratados por Fermín Gómez, como responsable de esta web. La finalidad es añadir dicho comentario al artículo. La legitimación es tu consentimiento. Destino: los datos facilitados quedan guardados en nuestro servidor, y no son compartidos con terceros. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, y suprimir los datos en info@IS-ARQuitectura.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Hay información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

He leído y acepto la política de privacidad de este blog. *

[Todos los comentarios son moderados, ten paciencia, el tuyo se publicará pronto!]