Cuando la escalera es una escultura

0
3

A los arquitectos nos ocurren cosas muy curiosas con las escaleras. Para la mayoría es simplemente un elemento más que casi siempre se resuelve de la misma manera. Generalmente se hace sin pensar mucho en la comodidad del usuario; para otros supone una ocasión perfecta para investigar con los materiales; y afortunadamente para una minoría la escalera es ‘aquello’ que se les olvidó poner.

En el ejemplo de hoy la escalera se ha tratado como una escultura dentro de la casa. Es una jaula de tubos metálicos de complicada geometría, que además de cumplir con su función de servir de soporte para los peldaños, da también protección al usuario (no hace falta barandilla). El resultado es tremendamente original, guste o no.

escalera tratada como una escultura con tubos metálicos

escalera doméstica hecha dentro de una malla de tubos

Es un trabajo de Atelier Archiplein.

DEJA UNA RESPUESTA

Los datos de carácter personal proporcionados en este formulario serán tratados por Fermín Gómez, como responsable de esta web. La finalidad es añadir dicho comentario al artículo. La legitimación es tu consentimiento. Destino: los datos facilitados quedan guardados en nuestro servidor, y no son compartidos con terceros. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, y suprimir los datos en info@IS-ARQuitectura.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Hay información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad.

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

He leído y acepto la política de privacidad de este blog. *

[Todos los comentarios son moderados, ten paciencia, el tuyo se publicará pronto!]